Una noche cualquiera de recuerdos.

Una noche cualquiera el mes de setiembre , recuerdo ya el año .como un sueño, 1.963 en medio de muchas noches especiales . En una pequeña pero moderna ciudad para la época. La ciudad se llamaba Tres Pasos, del estado de Rio grande Do Sul, Brasil. Me refería a noches especiales porque no hacia mucho tiempo había llegado a la misma , a instancias de una persona de Nombre Carlos Alvarenga, y desde que llegue tuve la fortuna de ser bien recibido en los medios sociales porque llegue para trabajar en una Radio de nombre Z.Y. U 40 a Emisssora da cordialidade. Y digo ºbien recibidoº pero creo que mas que bien Recibido con mucha curiosidad y por gente muy amable que se desvivía por brindarme atención, y a los que le llamaba la atención mi manera de hablar. Carlos, lo conocían como Carlitos y yo eramos los únicos Castellano hablantes en la ciudad, pero ya llevaba unos años trabajando y residiendo en esa Ciudad . De hecho también, en diálogos algo forzados por mi falta de conocimiento del portugués brasilero, me decían simplemente Castellano.

Al fin de ese mes yo cumplirla 22 años, y hasta esos días todo fue muy vertiginoso. Salì de Asunción del Paraguay, 39 días después del nacimiento de mi hija Graciela ,que Fue el 20 de mayo de 1.962. Una hija nacida, yo con 21 años sin ninguna posibilidad de trabajo, como para mantener a mi familia y la situación económica muy dura en ese momento, coincidió con una invitación de mi primo Gabriel, para ir a Misiones Argentina, donde el me aseguraba ªhabia trabajo.ª Este momento de mi vida, creo que marco un tiempo imborrable, de crecimiento y conocimiento de la generosidad de la gente por un lado, y de la maldad irresponsable de otros. Con su ofrecimiento quedo claro que saldríamos de Asunción juntos, pero no, sin decirme nada salio uno o dos días antes .La razón de ese cambio me enteraría por el mismo mas adelante. Yo tenia todo dispuesto, para viajar en la madrugada de ese día 40, del nacimiento de mi hija, no podia volverme atrás, sin conocer adonde iba, en esa madrugada tomo el ªcamiòn de pasajeros, así se le decía entonces ªla encarnacenaª y voy sin saberlo a hacer mi Destino.

En una pagina anterior relate mi estadía en la ciudad de Encarnación a los 16 años, por lo que digo que conocía la ciudad y algunos parientes que vivían allí. Por lo que luego de ese largo viaje, que vale la pena contarlo había que cruzar el Rio en balza , finalmente llegamos a Encarnación . La casa de mi tía Rafaela Avalos, estaba a orillas del Arroyo Mboi Ca.e, que ya en camino se me ocurrió ir a bajar allí, y explorar el ambiente. Dicho y hecho allá voy y con una agradable sorpresa de encontrarlo allí a mi Primo Gabriel que se había adelantado. Entre la alegría de encontrarlo y el enojo que me produjo su abandono sin aviso, me dio una explicación que hasta el día de hoy me duele- otro primo nuestro, le dijo, que no le convenía llevarme por que sería una carga para el. con otros agregados ._Bien zanjado el desencuentro, esa noche brindamos con la Tía Rafaela y el Tio Rey, y muy temprano al día siguiente cruzamos el Rio Paranà a la ciudad de Posadas, de donde partiríamos a la ciudad de Monte Carlo , en la misma provincia de Misiones. Este inicio de relato realmente es como reiniciar un camino de miles de kilometros, con muchos sinsabores e incontables momentos de alegría. que Dios mediante seguiré registrando aquí en este Blog. agradeciendo a Dios el poder hacerlo, por que sin el, hubiera sido imposible.

07.09.2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *